Vecindario Central se une para traerle acceso a las personas con discapacidades de familias locales

Print

Por años, Mike Hoyt, un residente del Vecindario Central y intermediario de la comunidad con Pillsbury House and Theater Creative, miró a su vecino Rosa Pacheco le cuesta llevar a su sobrino de 9 años Emanuel a la escuela.

“Mientras traía a mis hijas a la escuela, ella llevaba su silla de ruedas por las escaleras y luego regresaba a subir las escaleras para llevar a él también,” dijo Hoyt. “Entonces llamé a su puerta un día y le pregunté si quería ayuda porque yo pensaba que podría obtener ayuda.”

De su discusión, varios miembros de la comunidad fueron convencidos para ayudar con la idea de hacer la transportación de Emanuel de su hogar a su patio más fácil físicamente de la construcción de una rampa con la ayuda de la Organización de Desarrollo del Vecindario Área Central (CANDO).

La mayoría de las veces, familias como los Pachecos no tienen acceso a las rampas de discapacidades o modificaciones que haría más fácil y más seguro moverse por sus hogares. Según el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD), Julian Castro, leyes federales proveen derechos a personas con discapacidades que “requieren proveedores de vivienda para hacer modificaciones razonables. Una modificación razonable es una modificación structural que es hecho para permitir a personas con discapacidades el placer completo de la vivienda y servicios relacionados.”

Sin embargo, individuales con discapacidades pueden ser denegados las acomodaciones razonables “si impondría carga financial y administrativa exagerada sobre el proveedor de vivienda.” Esa clásula singular significa que es posible que muchos arrendatarios no puedan recibir modificaciones accesibles por su vivienda, o propietarios no puedan ser capaces de pagar el costo de las modificaciones que harían más fácil moverse.

El personal y residentes de CANDO vieron que acceso para personas con discapacidades era una preocupación clave en su vecindario.

Henry Jiménez, el director executivo anterior de CANDO, dijo, “el Vecindario Central y cultura consisten en una mezcla buena de personas. Algunos que tienen más financieramente y algunos tienen menos. Este incluye a personas jóvenes y ancianos con necesidades de accesibilidad.”

Deborah Pierce, una diseñadora de hogares de personas con discapacidades, escribió en su libro, El Hogar Accesible, que personas con discapacidades físicas frecuentemente tienen problemas con moverse en y a fuera de sus hogares. Dijo cuando diseña un hogar, “una persona alta, una persona baja marcaría una diferencia cómo pensamos en una cocina; una persona pesada, una persona delgada marcaría una diferencia en cómo pensamos en barandillas, escaleras, o soportes.”

Jiménez se dio cuento de que había fondos disponibles en el Programa de la Renovación del Vecindario (NRP) de la ciudad de Minneapolis. Discutió opciones con su personal y miembros del consejo para traer soluciones personales a los residentes del Vecindario Central.

Jiménez dijo que el cuento de los Pachecos motivó a CANDO a encontrar maneras creativas de usar los fondos de NRP, entonces desarrollaron la Beca de Accesibilidad de 2015. Es una beca de $1,000 que residentes del sur de Minneapolis pueden dirigirse para hacer modificaciones de accesibilidad a sus hogares, como rampas, mejoras a baños y más. La beca es dado a arrendatarios y propietarios; sin embargo, los arrendatarios necesitan obtener aprobación de los dueños antes de que se puedan hacer las modificaciones.

El verano pasado, Jiménez y CANDO dieron la primera beca de $1,000 a los Pachecos para construir la rampa al patio.

Aunque le encanta bailar, Emanuel tiene dificultad para caminar más de unos pocos pasos. Pacheco describió como antes de la construcción de la rampa, ella y Emanuel tienen problemas para salir de la casa, que suponía bajar varios escalones empinados. Siempre tenía miedo de que podrían caer.

Pacheco dijo que la rampa mejoró las vidas de ella y Emanuel inmensamente. Cuando habló de la construcción de la rampa, y la habilidad de Emanuel de disfrutar de su patio además de la facilidad de salir de la casa que vino con esta construcción, se podía ver el júbilo en su cara.

“Que hizo la beca un éxito no fue los fondos solamentes, pero también los voluntarios de la comunidad,” dijo Jiménez. “CANDO tenía la capacidad de obtener voluntarios por pedir ayuda en nuestro sitio de web, conectar con otros líderes comunitarios y capitanes como Mike Hoyt, y compartir información con colaboradores comunitarios a una reunión del vecindario se llama la Lotería de Atractivo Junto al Bordillo” para correr la voz de la construcción de la rampa.

Antoine Martinneau, actualmente el director ejecutivo de CANDO, diojo, “Continuar el programa es perfecto, y ahora queremos hacer más [en 2016], entonces la Beca de Accesibilidad todavía está disponible este año.”

Jiménez agregó, “Martinneau llamó a muchas puertas para contratar a muchos voluntarios también.” Dijo, “CANDO solo tuvo un personal de tres personas el año pasado, pero la comunidad llena de personas dispuestas a ayudar lo hizo un éxito.”

Pacheco dijo que nunca había vivido en una comunidad tan compasiva como el Vecino Central.

Similar a la máxima, “se requiere de todo un pueblo para criar a un niño;” se requiere de toda una comunidad para ayudar a un vecino.

Cualquiera que desee ofrecer con proyectos futuros de accesibilidad de vivienda puede contactar a CANDO a (612) 824-1333. Residentes de CANDO que están interesados en dirigirse a la Beca de Accesibilidad por 2016 pueden encontrar la solicitud a aquí.

Para leer más sobre el cuento de Emanuel, echa un vistazo a un artículo por Antoine Martinneau a aquí.
To read this article in English, click here.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.