Caras remodelaciones

Print

Una vez que los propietarios de bares en St. Paul se han rendido en su lucha por impedir la prohibición de fumar en lugares público, que entró en efecto a finales de marzo, ahora piden ayuda a la ciudad para poder implementarla exitosamente. Para poder mantener a sus clientes fumadores, los dueños de estos locales tendrán que construir sitios especiales para ellos.

Bob Kessler, Director de Licencias e Inspecciones de St. Paul, aseveró que la opción más factible para estos pequeños empresarios es el uso de sus patios. “Nosotros tenemos, actualmente, 13 solicitudes para crear patios en lo que va del año. El año pasado tuvimos 13 pero en todo el 2005”, declaró Kessler. “Esta opción se ha vuelto muy popular para los establecimientos con licencia para vender licor”, agregó.

El Colleen Humphrey Sherwood Lounge ha optado por esta opción. Su dueña, Colleen Humphreys, asegura que la prohibición le está causando pérdidas por 175 dólares diarios. Humphreys ahora gasta 53 mil dólares para construir un patio. La estancia tendrá una chimenea de ladrillo, una fuente, una terraza y mucha ventilación para poder fumar.

La prohibición de fumar en Minneapolis también ha inspirado un auge en la construcción de patios en los bares de la ciudad. Sin embargo, varios propietarios de bares han acomodado la ley a su conveniencia, adaptando sus locales a su propia definición de “patios”.

Estas lagunas en la prohibición han obligado a las autoridades de Minneapolis a trabajan para clarificar las reglas de lo que constituye un patio, y para ello se inspirarán en las reglas de St. Paul.

El reglamento de la capital especifica que el patio puede ser construido a un lado del bar, pero no podrá estar conectado a él. Éste debe tener mucha ventilación y plantas naturales. Además aclara que sólo el 50 por ciento del local puede tener paredes y el resto de la estructura debe ser al aire libre.