Vivió como un buen samaritano, murió como un héroe

Print

Earnell Nathaniel Luster murió como consecuencia de los golpes recibidos después de rescatar a dos mujeres que estaban recibiendo una golpiza en el sur de Minneapolis

Redacción Gente

En la noche del 3 de Marzo de 2007, Earnell Nathaniel Luster murió mientras era atendido en el Centro Medico del Condado de Hennepin tras las heridas sufridas el 15 de febrero, mientras rescataba a 2 mujeres que recibían una golpiza. El culpable de haberle proporcionado la golpiza, es Mitchell Lee Osterloh, quien está bajo custodia en el Centro de Detención para Adultos del Condado de Hennepin; Osterloh ha recibido cargos por asesinato en primer grado y la fianza es de $750,000 dólares.

La policía de Minneapolis comenzó la investigación del suceso alrededor de las 9:30 p.m. del 15 de Febrero de 2007, cuando los oficiales del Departamento de Policía de Minneapolis respondieron a una llamada reportando un incidente que estaba sucediendo en las afueras del 1912 East 26th Street. En la parte trasera de ese edificio, encontraron a Luster completamente inconciente. Luster fue transportado en ambulancia al Centro Medico del Condado de Hennepin donde permaneció inconciente e imposibilitado para respirar por él mismo.

La investigación corrió por parte de los sargentos David Voss, Luís Porras y Gerald Wallerich, quienes investigaron a los testigos y determinaron que Luster había sido golpeado por Mitchel Osterloh. De acuerdo con los testigos, Osterloh estaba caminando con dos acompañantes hacia una licorería cuando éste empezó a golpear a sus acompañantes. Luster se aproximó a Osterloh y le pidió que dejara de golpear a sus acompañantes. Osterloh empezó a golpear a Luster, tirándolo al piso para patearle en repetidas ocasiones, tanto en la cara como en el cuerpo. Después de recibir hasta 15 patadas de forma consecutiva en el rostro y cráneo, Luster quedó completamente inmovilizado en el piso durante la golpiza.

Osterloh fue arrestado por los oficiales de Policía de Minneapolis poco tiempo después del incidente, siendo llevado al Centro de Detención para adultos del Condado de Hennepin y ha estado bajo custodia desde entonces. A Osterloh se le presentaron cargos por asalto en primer grado previo a la muerte de Luster pero, tras la muerte de éste, el sábado por la noche, se modificó el auto de prisión para incluir los cargos de homicidio.